Home

 

Zaha-hadid-dezeen

“Si existen 360º, no hay razón para restringirme a uno solo”

Anunciamos hoy, arrastrando un enorme pesar, que la arquitectura contemporánea de lo imposible deja ir a una de sus más relevantes figuras de las últimas décadas, la arquitecta anglo-iraquí Zaha Hadid, que ha fallecido hoy, 31 de marzo de 2016, en una clínica de Miami.

El mundo de la arquitectura contemporánea no es siempre un nicho artístico que atraiga la atención y el respeto de un público generalizado, quizás por la falta de comprensión del “espectador diario” que asiste a la transformación de su entorno inmediato con obras que, en muchas ocasiones, suponen un impacto visual importante para las ciudades históricas, o también, tal vez, por la falta de tino de algunos arquitectos en el arte de respetar los entornos urbanos.

No fue el caso de Zaha Hadid. Una arquitecta que logró hacerse un hueco más que destacado y relevante en un mundo que, desgraciadamente, y todavía hoy, parece pertenecer a los hombres, convirtiéndose en la primera mujer en recibir la medalla de oro del Royal Institute of Brithis Architects, y la primera y única mujer en ganar un premio Pritzker de la arquitectura en el año 2004 -el premio más importante que puede conmemorar la carrera de un arquitecto a escala mundial-. Y es que a Zaha Hadid no solo le debemos sus obras, sino la valentía de haberse convertido en un brillante ejemplo a seguir para muchas artistas.

Pero el legado de Hadid va mucho más allá de una mera cuestión de género que debería estar más que superada.

Ya era conocida antes de alcanzar renombre mundial como arquitecta, por sus famosos dibujos neoconstructivistas, que aventuraban las dimensiones de lo que luego sería su arquitectura en la práctica. Una arquitectura que con frecuencia ha recibido la denominación de Arquitectura de lo Imposible, y que partía de las influencias de figuras tan destacadas como Erich Mendelsohn, Mies van der Rohe o Le Corbusier.

13959484--644x362

Pabellón Puente, Zaragoza

Estudió en Londres, en donde se empapó de la impronta directa de su maestro, hoy, uno de los más renombrados arquitectos a escala mundial: Rem Koolhas, quien aventuró a definirla ya entonces como “Un planeta en su propia órbita inimitable”. No le faltaba razón.

Nos ha legado edificios que han logrado convertir la arquitectura en una escultura, y la escultura en paisaje. Arquitecturas que sobrepasan toda dimensión constructiva de la forma, para adentrarse en un universo artístico que les otorgó un nombre propio, y una órbita única. Le debemos un paso más en la conquista de los 360º del espacio, gracias a su inconformismo. Y una épica lucha por doblegar las barreras de género que aún dificultan la llegada de muchas, y talentosas, mujeres a las altas esferas del éxito de la arquitectura y el diseño.

Por lo común, y más en la actualidad, se suele afirmar que la arquitectura contemporánea se erige como un símbolo. La torre Eiffel (1887) se convirtió en el símbolo para Francia, pese a la inicial condición efímera que se le atribuyó con vistas a una exposición universal hace ya más de un siglo. Hoy la Ópera de Sídney (1958) es también el símbolo de la ciudad. Muchos edificios de Hadid se constituyen hoy como auténticos enclaves simbólicos, cuyos perfiles representan ideas mucho más importantes y abstractas que la superficie que ocupan.

Llevan hoy su nombre edificios tan notables como la Central de BMW en Alemania, la Sala de conciertos J. S. Bach, en Manchester, el Colegio Evelyn Grace, en Londres, el Maxxi: Museo de las artes del siglo XXI, en Roma, o la Ópera de Guangzhou, en China. Sin olvidar notables ejemplos en España, como el caso del Pabellón Puente de la Zaragoza, construido con motivo de la celebración de la Expo de 2008.

Guangzhou.Opera.House.original.11311.jpg

Ópera de Guangzhou, China

Hoy el mundo de la arquitectura contemporánea queda un poco más huérfano, pero no olvidará la osadía de las formas que desafiaron la gravedad, el espacio, y escondieron en lo más hondo de sus entrañas una historia de superación, esfuerzo y valentía que se desvanece hoy.

Gracias por recordarnos, una vez más, que los límites del mayor de los imposibles se pueden desdibujar para escribir grandes realidades.

Lucía E. Colom

Anuncios

Un pensamiento en “Un último adiós a Zaha Hadid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s